viernes, 26 de marzo de 2010

EL SONETO SEMANAL 10.


SONETO DEL DESEMPLEADO.


Una siesta ganada con esfuerzo

al desvelo cuando comienza el día

y otra después de ésta, que me lía

el rato hasta que yazgo, cual mastuerzo,


la siesta que, nada más levantarme,

me junta desayuno con almuerzo,

y esa después en la que me retuerzo

entre sudor el resto de la tarde


hasta afrontar, sin el menor retraso

la siesta con que ocupo lo que resta

del tiempo hasta la noche, en que es escaso


el sueño, pues me agobia la molesta

ansiedad de vivir marcando el paso

por días sin otra cosa que siesta.


(Daniel Orviz.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.